Išvietės aura

Nací en un pueblo de Lituania. De pequeño me ha tocado utilizar la letrina. Era poco práctico, porque la letrina es un servicio que está fuera de casa y cada vez que te llamaba la naturaleza había que salir fuera hasta llegar a ella sin importar qué tiempo hiciese. La letrina está hecha de madera, abajo tiene un cubo que funciona como un depósito que se vacía unas dos veces al año (el número depende de cuánta gente vive en casa). En verano se puede contemplar una gran comunidad de gusanos moviéndose dentro de la masa. Recuerdo cuando iba poniendo trozos de periódico sobre los lados del asiento. Pero de todas formas, la letrina cumplía con su función.

En la actualidad se quiere prohibir las antiguas letrinas por ser antihigiénicas, sustituirlas por otras mas respetables con el medio ambiente o simplemente deshacerse de ellas, pero no todas las  personas se lo pueden permitir. Pienso que las letrinas son un legado del pueblo lituano de más de cien años y quería inmortalizarlas junto con sus propietarios en su entorno natural.

Las fotografías fueron tomadas entre mis dos pueblos natales (Vaškai-Noriai). Tras vivir muchos años en otro país y haberme formado ahí, hacer estas fotografías supuso volver a mis orígenes, porque a muchos de ellos no los conocía, pero ellos sabían quiénes eran mis abuelos y hemos podido conversar. Cada fotografía tiene una historia detrás. Algunas son fascinantes: una pareja que se había separado, pero cuyo yerno se quedó a cuidar de su suegra durante más de veinte años; o un anciano de 90 años que conducía su coche sin necesidad de utilizar gafas.